Félix Morisseau-Leroy – Poeta / Haití

Así ocurrió

Así ocurrió
Jesucristo tenía que morir
Pese a todo tenía que morir
Aun cuando Pilato dijera que no
Caifás insistía tanto
Que se llegó a condenar al Hombre
Tenía días sin comer
Y estaba tan débil
Que al subir al Monte de los Olivos
Con dos maderos al hombro
Iba de tumbo en tumbo
Pilato lo miraba con compasión
Y también los soldados romanos miraban
Fue entonces que por ahí pasó un hombre
Simón Cireneo
Un negro fuerte, como Paul Robeson, pasó por ahí
Miró aquello como sólo los negros saben mirar
Pilato sintió lo que el negro tenía en su corazón
Y a los soldados hizo una señal
Todos se echaron sobre Simón
Y con fuerza lo apalearon
Luego le dijeron: toma la cruz y cárgala
Simón tomó la cruz
La tomó de la mano del blanco
Se echó a correr con ella
Se echó a cantar
Se echó a bailar
Bailó cantó
Se fue corriendo hacia arriba
Dejando atrás a todos
Regresó cantó bailó
Hizo girar la cruz sobre su cabeza
La echó al aire
La atrapó
La cruz quedó bailando sola en el aire
La gente gritó milagro
Y cuando cayó la cruz
Simón la tomó
Bailó mucho con ella
Antes de devolverla a Jesús
Desde entonces
Cuando es muy pesada una cruz
Cuando algo pesa demasiado
para las fuerzas de un blanco
Llaman a un negro para que cargue
Después bailamos cantamos
tocamos el tambor
tocamos el bambú
Nuestra espalda es muy ancha
Cargamos la cruz, cargamos el fusil,
cargamos el cañón
ayudamos al blanco
cargamos los crímenes
cargamos los pecados
cargamos por todos.

De Viaje a la luna

(Fragmento)

Me voy a hacer un viaje a la luna
Aquí no puedo más seguir sufriendo
Por acá las cosas van muy mal
Me voy de viaje a la luna
Me dijeron que ahí es distinto:
Nada de gente buena ni gente mala
Nada de gente instruida ni gente tonta
Nada de gente de ciudad ni gente de campo
Todos son ciudadanos de la luna
Todos hablan la misma lengua
No aguanto más aquí
La Civilización me está terminando
La Civilización me está descerebrando
A mí alrededor no veo más
Que gente matándose
La Civilización está acabando con la humanidad
Me voy a vivir a la luna
Me dijeron que ahí hace buen tiempo
La Civilización ocurrió ya hace mucho
A tal punto que la gente terminó por olvidarla
Me voy de viaje a la luna
Me dijeron que ahí no hay rey
Ni jefe de seccional
Ni juez de paz
Ni alguacil
Ni papa infalible
Me tengo que ir necesariamente a la luna
La luna es maravillosa me dijeron
De noche se ve mejor que de día
No hay hora obligada para acostarse
Ni día laborable ni día feriado
De noche se ve brillar la Tierra
Que brilla más que el sol
Las estrellas están al alcance de la mano
Como luciérnagas prendidas en un árbol


12906656824_deddc85e00_o

Félix Morisseau-Leroy nació el 13 de marzo de 1912, en Grand Gosier, Haití, escribió en creole (criollo haitiano) poesía y obras de teatro.

En 1961 logró que el creole fuera reconocido como lengua oficial de Haití, ampliar su enseñanza en las escuelas y su uso en la literatura creativa. También publicó obras sobre la literatura francesa, creole haitiana y literatura haitiana francesa.

Trabajó en otros países, fomentando el desarrollo de la literatura nacional en Ghana post-colonial y Senegal. Al finalmente establecerse en Miami, Florida, trabajó para unir a la comunidad haitiana alrededor del creole y alentó su estudio académico.

Nacido en una familia de mulatos educados y acomodados, Morisseau estudió en Jacmel, donde fue educado en francés e inglés. Allí conoció a su futura esposa Renée.

Después de regresar de Estados Unidos a Haití, enseñó en la capital, Puerto Príncipe. Comenzó a dedicar atención al criollo de las calles y a pensar en su poder como lengua escrita para unir el país. En ese momento, el francés era utilizado por las clases educadas, y el criollo era el lenguaje de la gente común.

Enseñó literatura y teatro, trabajando además como escritor y periodista. Fue nombrado para cargos políticos en el gobierno, incluyendo director en el Ministerio de Educación Pública de Haití y Director General de Educación Nacional.

Conocido informalmente como “Moriso”, promovió un movimiento para estimular el uso del idioma creole y establecer su legitimidad para el uso creativo en la literatura y la cultura. Como este era el único idioma de la mayoría de la gente, que eran en su mayoría población rural, Morisseau creía firmemente en el uso del creole como un medio de unir el país. Tradujo la tragedia griega clásica Antígona al creole.

El ascenso del régimen de Papa Doc Duvalier en 1957, cerró las puertas a muchos de los escritores más prometedores, ya que no aceptaba la libre expresión. Dice la historia que Duvalier envió fuerzas armadas para escoltar a Morisseau al aeropuerto y forzarlo al exilio porque su trabajo le resultaba ofensivo. Probablemente el hecho de que fueran antiguos compañeros de clase y amigos salvó su vida.

Se estableció finalmente con su familia en Miami, en 1981 para el resto de su vida. Con la enseñanza del criollo haitiano y la literatura, ayudó a unir a los inmigrantes y sus descendientes en torno a su herencia. Escribió una columna semanal en el periódico Haiti en-Marche. En años posteriores, su imagen con afro de pelo blanco se convirtió en una marca registrada, como lo fue su sentido del humor.

Falleció en Miami el 5 de septiembre de 1998

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s