Aztecas – Dinastías del Valle de México – 1a. Parte

Dinastías del Valle de México – Tlatoanis Mexicas – Aztecas
    
Piedra del Sol
  

Los Mexicas fueron uno de los siete linajes que salieron de Chicomóztoc, “el lugar de las siete cuevas”. Como cazadores nómadas bastante belicosos buscaron hacerse de un lugar cerca del lago Texcoco.
Decían venir de un lugar llamado “Aztlán”, el “lugar de las garzas”; los sucesos que ocurrieron desde el inicio de la migración hasta su establecimiento en Tenochtitlán, nos han llegado envueltos en simbolismos y relatos míticos. Cuando en 1428 Atzcapotzalco señorío que dominaba el Valle cayó en manos de Tenochtitlán, se destruyeron los anales y códices y la historia se reescribió buscando reflejar un pasado digno para este grupo ahora dominante.
   
La “Tira de la Peregrinación”, manuscrito náhuatl, amalgama el mito originario, la saga histórica y la política en un recorrido dictado por el dios Huitzilopochtli hacia el lugar donde debían fundar su ciudad. Señala las estancias de la tribu viajera y los principales sucesos que durante la peregrinación le acaecieron. Tiene la cronología año por año, pero como en el calendario azteca los nombres se repiten en cada ciclo de 52 años; el inicio de la migración mexica podría haber sido en 960, 1012, 1064, 1116, o 1168.
   
En otra fuente, el noble chalca Chimalpáhin (1579 – 1660), al describir los sucesivos encendimientos del “Fuego nuevo” ritual realizado cada 52 años, para animar al Sol a salir durante el próximo ciclo; va marcando los desplazamientos y asentamientos de la marcha.
      
Más que de peregrinación hay que hablar de migración. A principios del siglo XIII, los encontramos en el Valle de México, Hasta que Tenoch es elegido como guía del pueblo (“Teyacanqui”) en 1347, los eventos principales fueron:
    

  • Erigen Huixachtitlan primer asentamiento importante.
  • Pasan 20 años en un promontorio rodeado por un bosque de ahuehuetes, Chapultepec, punto de intercambio con abundantes recursos entre ellos sus manantiales. Expulsados, pasan a territorios dominados por Culhuacan.
  • Fundan Cuauhmixtitlán, luego llamada Tenochtitlán.
  • Los asentamientos mexicas consiguen el rango de altpetl, dependientes del tepaneca Tezozómoc de Atzcapotzalco.

         
Tenoch
Nació en Cuauhmixtitlán en 1299. Su nombre significa en náhuatl “Tuna de Piedra”.
Tomó el gobierno hacia 1347, en reemplazo del consejo de sacerdotes, dirigiendo a su pueblo antes que decidieran pasar de la teocracia a la monarquía e hicieran rey a Acamapichtli, procedente de Culhuacan.
Durante su regencia, se realiza la primera ceremonia del “Fuego Nuevo” en el islote del lago Texcoco (1351). Comenzó la construcción del recinto Mayor. Promovió aún más la toltequización. Privilegió a los nobles, fortaleció la clase dominante creando las bases para establecer un linaje real sólido.
Su sucesor Acamapichtli, al expandir los territorios lo homenajeó cambiándole el nombre a su capital de Cuauhmixtitlán a Tenochtitlán.

Acamapichtli

En 1376, a unos cincuenta años de haberse instalado en Cuauhmixtitlán, luego llamada Tenochtitlán, los aztecas se decidieron pasar de la teocracia a la monarquía e hicieron rey a Acamapichtli (“El que empuña las cañas”), quien además de sumo sacerdote era ilustre guerrero.
Acamapichtli fue concedido por el señor de Culhuacan, Nauhyotl, su padre; su madre era una princesa tolteca. Los aztecas buscaban un vínculo con los toltecas para afianzar su poder.
Cuando Tezozómoc, señor de Atzcapotzalco, se enteró de que los más pobres de sus vasallos habían elegido rey sin su consentimiento, manifestó gran enojo. Dominado por la ira recargó de impuestos a los mexicas pensando en acabar con ellos u obligarlos a emigrar. Frente a su crueldad y astucia, se encontró con la cautela e inteligencia de Acamapichtli.
Tezozómoc reunió a los principales de su gobierno y los convenció de la necesidad de victimar con agravios e impuestos a los recién llegados, para que no pudieran crecer. Exigió tributos casi increíbles a los aztecas. Primero, un campo flotante y en él suficientes plantas para embellecer sus jardines, y estacas de árbol para sus calzadas. Los mexicas cumplieron al pie de la letra esas órdenes, y se dice que data de entonces el origen de los campos flotantes llamados chinampas.
Irritado porque no logró la ruptura con el gobierno azteca, Tezozómoc pidió entonces otra chinampa y en ella, entre flores, dos huevos de ave a tal punto de empollar, que los cascarones debían romperse al llegar. Nadie sabe cómo se las ingenió Acamapichtli, pero también cumplió con esta caprichosa solicitud.
Tuvo Tezozómoc un capricho más y los aztecas, aunque con dificultades, pudieron satisfacerlo evitando así motivos para agresiones futuras: consiguieron enviar en una chinampa una cervatilla totalmente domesticada.
La opresión de Tezozómoc sobre Acamapichtli persistió durante su reinado; no obstante, el monarca trabajó incansablemente.
La inteligente política emprendida por Acamapichtli será beneficiosa para los intereses de su pueblo. Así, se acercará amistosamente a Culhuacan, colaborando con estos en la campaña de Xochimilco, y participará en expediciones de conquista junto a los poderosos tepanecas de Atzcapotzalco, bien como mercenarios, bien como tributarios suyos.
De esta manera consiguen expandir su territorio incorporando nuevas posesiones en el valle y Cuauhtinchán, en Puebla.
La ciudad conocerá un período expansivo y de organización interna, que se plasmará en la construcción de infraestructuras como canales, calles y acequias, que serán básicas para su incipiente comercio. En honor a su antecesesor cambió el nombre de su capital de Cuauhmixtitlán a Tenochtitlán, y la dividió en cuatro barrios o calpullis: el de Moyotlan, al suroeste; el de Zoquipan, al sureste; el de Cuecopan, al noroeste y el de Atzacualco, al noreste; asimismo los jacales de cañas, tules y jaras fueron sustituidos por casas de cal y canto.

Huitzilihuitl  II

Al morir Acamapichtli sin designar sucesor, los representantes de los cuatro “calpulli” (subdivisiones de carácter político, económico y territorial) de Tenochtitlán, eligieron a su cuarto hijo, Huitzilihuitl (“Colibrí emplumado”), según las crónicas por ser un mancebo de corazón noble, apacible y de buenas costumbres.
Su primera decisión política fue casarse con la hija de Tezozómoc, tlatoani de Atzcapotzalco, con lo cual consiguió mitigar los impuestos y rigores sufridos hasta entonces por los aztecas. A cambio Huitzilihuitl prestó a su suegro un gran servicio: los aztecas conquistaron varios pueblos vecinos, como Chalco y Cuautitlán, a nombre de los tepanecas de Atzcapotzalco, de quienes, con todo y el júbilo causado por la boda real, seguían siendo vasallos.
De su mujer Tepanecatl tuvo un hijo: Chimalpopoca. Datos históricos refieren que desde muy niño, Chimalpopoca visitaba frecuentemente a su abuelo Tezozómoc, quien le tenia gran cariño y predilección. Estos lazos familiares entre los aztecas y tepanecas creo un ambiente de paz y buena convivencia entre ambas naciones.
Se dice que Huitzilihuitl amó a una mujer llamada Miahuaxihuitl. Supuestamente el Dios de la noche, entró en los sueños de Huitzilihuitl y le dijo como ganar el corazón de esa mujer. Este romance entre el tlatoani y Miahuaxihuitl tuvo como resultado el nacimiento de Moctezuma I.
Completó la acción diplomática, al lograr el matrimonio de una de sus hijas con Ixtlixóchitl I, señor los chichimecas.
Huitzilihuitl en estos tiempos pacíficos se concentró en los problemas internos de Tenochtitlán, elaboró y transformó las ideas religiosas de su pueblo comenzó a legislar acerca del culto que se debía dar a los dioses, incorporando creencias de otras épocas y etnias, sobre todo de los tolteca, considerados siempre una referencia de prestigio para los soberanos mexica.
Instituyó la construcción de navíos y creó un ejército naval.
Sus acciones de militarización permitieron a los aztecas expandir sus ideales de conquista. Ya para el final de su reinado, con su flota naviera tenía el control del lago de Texcoco.
Murió a los 35 años de edad. Fue el primer tlatoani guerrero, inició a su pueblo en el gusto por la guerra, la vida militar y las conquistas. Le sucedió su hijo Chimalpopoca (“Escudo humeante”).


Chimalpopoca

Hijo de Huitxilíhuitl II y nieto de Tezozómoc, señor de Atzcapotzalco, Chimalpopoca (“Escudo que humea”) fue elegido a la edad de 12 años.
Su elección obedecía a su vinculación familiar con Tezozómoc, lo que sin duda podría reportar beneficios para los mexica, ya que a la muerte de aquél, ya anciano, quedarían revocadas todas las alianzas que obligaban a los mexica, deseosos de librarse del sometimiento a Atzcapotzalco.
Chimalpopoca tuvo varios hijos, entre ellos Xihuitltemoc (“El que desciende como cometa”) y Tecuhtlehuacatzin. Este último se convertiría en confiable consejero del reinado.
Durante su gobierno se construyó el acueducto de madera que acarreaba el agua potable desde los manantiales de Chapultepec hasta Tenochtitlán. Construyó una calzada con terraplenes que conectaban la ciudad con Tacuba, tenía cortaduras y puentes que eran retirados durante la noche. Intercedió ante Tezozómoc de Atzcapotzalco para darle hospedaje al príncipe de Texcoco Netzahualcóyotl, cuyo padre había sido asesinado por el propio Tezozómoc.
En esta época se disputa el control sobre el valle de México entre Tezozómoc y la coalición de pueblos bajo su mando, entre ellos los mexica, y el imperio chichimeca de Ixtlixóchitl I, tlatoani de Acolhuacan.
La campaña militar acabará con los chichimeca y establecerá una alianza tripartita entre Tezozómoc, Chimalpopoca y Tlacatéotl, soberano de la ciudad de Tlatelolco.
A la muerte de Tezozómoc, le sucedió su hijo Maxtla en el trono del Imperio Tepaneca, y fue entonces cuando una serie de señores subordinados se levantaron contra el Imperio Tepaneca, dando muerte a Chimalpopoca y a otros señores tepanecas y destruyendo la hegemonía de Atzcapotzalco, que vendría a ser continuada por otro centro hegemónico: México-Tenochtitlán. El principal líder de aquellos rebeldes era Itzcóatl, de la dinastía real tenochca, que sucedió a Chimalpopoca (su víctima) en Tenochtitlán.

Itzcoatl

Fue hijo de Acamapichtli y de una esclava de Atzcapotzalco.
Tras la muerte de sus sobrinos Huitxilíhuitl II y Chimalpopoca, posiblemente asesinados por él, en 1427 fue proclamado señor de Tenochtitlán.
Si bien en principio Itzcoatl era partidario del sometimiento al poder de Atzcapotzalco, la influencia de Tlacaélel (“El de corazón varonil”) conseguirá el cambio de opinión del soberano y de los principales jefes militares. Según algunas fuentes, Tlacaélel y sus partidarios prometieron entregarse como sirvientes en caso de salir perdedores, acuerdo que, por su parte, suscribió también la facción partidaria de la sumisión a Atzcapotzalco. De este acuerdo y de la posterior victoria militar a cargo de Itzcoatl y Tlacaélel es de donde surgirá la división social y económica de la sociedad mexica.
Itzcoatl promovió la alianza con Texcoco y Tacuba, lo que se conocería como la “Triple Alianza”.
Logra rechazar a los tepanecas y vencerlos, tomándoles la ciudad de Atzcapotzalco. Maxtla, su líder fue muerto por Netzahualcóyotl, señor de Texcoco; la ciudad fue saqueada y quemada, Tenochtitlán dejó de ser tributaria, convirtiéndose en ciudad libre.
Concluida la guerra tepaneca y consolidado el poder de México, Itzcoatl se lanza en nuevas campañas para establecer su poder sobre ciudades que Tenochtitlán había conquistado antes, pero por cuenta de Atzcapotzalco.
Comienza la expansión fuera de los valles centrales, se conquistaron las reinos de Xochimilco, Teotihuacan y Otompan en 1430, Coyoacán en 1431, Míxquic en 1432, Cuitláhuac en 1433 y Cuauhnáhuac en 1439.
Mientras Itzcoatl reinó, los mexica progresaron considerablemente. Bajo su gobierno se construyó la calzada de Tlacopan, primera vía que unió al islote donde se encontraba Tenochtitlán con tierra firme.
En 1440, a la muerte de Itzcoatl, hereda el trono, Moctezuma I, su sobrino, que había de reinar hasta 1469. Con este nuevo rey se consolida interiormente la posición de Tenochtitlán y es, desde este momento, cuando se constituye realmente el imperio mexicano.
Puede decirse que Itzcoatl fue el primer rey de México, ya que sus antecesores habían sido caciques tributarios del señor de Atzcapotzalco.
Itzcoatl mandó destruir todos los anales y códices, para que desde su reinado empezara a contar la historia de los mexicas.

La triple alianza

Fue la unión de los pueblos de Tenochtitlán, Texcoco y Tacuba (Tlacopan), iniciada en el siglo XIII y que perduró hasta la llegada de los españoles en 1519.
El papel militar pasó a los aztecas (Tenochtitlán), mientras que la ciudad de Texcoco se transformó en una metrópoli de las artes, la literatura y el derecho.
Itzcoatl se adjudica el título más ilustre de todos: culhuatecuhtli, o sea, el señor de los culhuas. Culhuacan, la capital de los culhuas, era el sitio donde se había conservado viva la dinastía tolteca. Por lo tanto, al adoptar este título, Itzcoatl se hace llamar señor de los toltecas y cierra en su favor la larga “guerra de la sucesión tolteca”. Esto indica inmediatamente que México se considera, desde este momento, la legítima representante de la vieja cultura y la heredera, en todos los sentidos, de la gloria tolteca. Es por ello que los caciques del río Grijalva, al hablar de México por primera vez ante Cortés, lo llaman Culhua, que no fue comprendido por los españoles, como relata Bernal Díaz, “como no sabíamos qué cosa era México ni Colhua mal pronunciado, dejábamoslo pasar por alto”.
La triple alianza extendió rápidamente sus límites y se consolidó bajo el mando de Moctezuma Ilhuicamina (1440-1469), convirtiéndose, de hecho, en el gran imperio azteca, uno de los mayores de su tiempo.
Esta gran expansión no solo fue posible por la unión de las fuerzas de estas tres ciudades-estados, sino por la reglamentación del culto, que fue seguido de inmediato por la construcción de templos, la creación de una jerarquía religiosa y la instauración de rangos en el gobierno civil


Moctezuma I

Moctezuma Ilhuicamina o Moctezuma I el Grande fue el quinto tlatoani.
Como hijo del emperador Huitxilíhuitl II, asumió en 1417 el mando del ejército azteca, el cual mantendría durante los reinados de su medio hermano Chimalpopoca y su tío Itzcóatl.
Alcanzó gran fama debido a sus grandes victorias militares. La admiración de sus soldados le había dado el calificativo de “Ilhuicamina”, que quiere decir “Flechador del Cielo”.
A la muerte de su tío, Moctezuma Ilhuicamina fue elegido por el Consejo de Ancianos soberano del Imperio Azteca, para celebrar su coronación estableció la Guerra Florida con Tlaxcala, Huejotzinco y Cholula, tradición que permaneció hasta la conquista.
Continuó la expansión del imperio con la colaboración de los aliados que componían la Triple Alianza: Texcoco y Tlacopan.
Luego de haber derrotado a Cuauhtlatoa, rey de Tlatelolco, el cual había intentado hacerse con el trono azteca, someter a Atonal, señor de Coixtlahuaca en 1461, y destruir las ciudades de Chalco y Tepeaca, extendió sus dominios hacia las zonas de Guerrero, Hidalgo, Puebla, Oaxaca y parte de Veracruz, dominando todo el altiplano de Anáhuac.
Con estas victorias pudo afianzar un poder absoluto, teocrático, frente a la predominante influencia de la nobleza militar y sacerdotal.
Su gobierno debió afrontar una serie de catástrofes naturales, tales como inundaciones y hambrunas, que devastaran su imperio, lo cual terminó recayendo en una nueva ola de sacrificios humanos para aplacar la ira de los dioses.
A partir de 1456, el estado azteca recobró la prosperidad y su capital Tenochtitlán, se encontró con una época de esplendor económico y artístico sin precedente alguno.
Se instituyeron Tribunales para administrar justicia en toda la ciudad y se crearon varias escuelas. Mandó construir una albarrada para proteger a la ciudad de las inundaciones, y sustituyó el acueducto de madera que mandó construir Chimalpopoca por uno de piedra.
A pesar de su carácter severo y autoritario Moctezuma I pudo ganarse la estima y el respeto de sus súbditos y conservarlo hasta la muerte.

Axayácatl

Sexto emperador azteca, nieto de Moctezuma I, e Itzcoatl; sucede al primero a su muerte en 1469 con quince años de edad. Hermano de Ahuitzol y Tizoc. Padre de Moctezuma II. Su nombre significa “Cara de agua”, llamado así por su constante sudar.
Para las festividades religiosas de su coronación, trajo un gran número de prisioneros de la conquista de Tehuantepec, para ser sacrificados en el templo de Huitzilopochtli que había sido muy ampliado durante el gobierno de Itzcoatl.
Durante su reinado continuarán las conquistas de los mexica por toda la región central mexicana, extendiendo su control y el pago de tributo a una gran cantidad de pueblos.
La primera gran anexión será la de la ciudad de Tlatelolco, emprendida en 1473. Era habitual entre los mexica la existencia de un pretexto o excusa para emprender acciones militares contra un rival; en este caso se alega que el tlatoani de Tlatelolco, Moquihuix, quien había casado con una hermana de Axayácatl, desprecia a ésta en favor de sus concubinas, si bien en el fondo se trata de anexionar la potencia comercial alcanzada por Tlatelolco. A pesar de una resistencia feroz, la guerra es rápida y Tlatelolco es tomada ese mismo año, imponiéndose un gobierno militar, con un cuauhtlatoani como máxima figura, y el pago de tributo.
Las conquistas militares siguieron en la región occidental mexicana, venciendo a los matlatzinca en el valle de Toluca, atacando Tollocan en 1475, Ocuillan y Mallinalco un año más tarde y aplacando ese mismo año una sublevación en Cuauhnáhuac.
En 1477 ha de hacer frente a la rebelión de Tollocan. La expansión militar, sin embargo, ha llevado a los mexica hasta los mismo límites del reino tarasco, lo que provocará el deseo de anexión. Así, los constantes enfrentamientos fronterizos se saldarán hacia 1480 con una estrepitosa derrota de los mexica, abatidos por el empleo de armas de cobre por parte de los tarascos.
Nunca dominado, el reino tarasco, con capital en Tzintzuntzan, supondrá un peligroso rival y un freno para la expansión mexica hacia el rico occidente agrícola y mineral. La línea fronteriza la marcarán fortificaciones defensivas que señalarán los límites de ambos rivales. Axayácatl nunca pudo sobreponerse a tan humillante derrota, en memoria de los guerreros muertos en esa guerra celebró fastuosas exequias. Consagró la Piedra del Sol, y él mismo hizo sacrificios humanos en honor a sus dioses.
Buscó conquistas en otras direcciones. En Puebla tomarán los territorios antes ocupados por Texcoco, ahogando así a la rival Tlaxcala, más las ciudades de Matatlan y Maxtlan. Hacia el nordeste, expandirán su poder una extensa área de la Huasteca, alcanzando entre 1480 y 1481 Tampatel, Tuxpan y Tenexticpac. 
Axayácatl mandó esculpir su imagen en Chapultepec, al lado de la de Moctezuma I, al regresar de esa inauguración estando enfermo, murió en las andas en que era conducido, era el año dos casa, 1481. 
Se había casado con Azcaxóchitl, hija de Netzahualcóyotl quien falleció durante su gobierno, tuvo dos hijos: Moctezuma II y Cuitláhuac, y una hija Tillalcápatl, madre de Cuauhtémoc.
Fue sucedido por su hermano mayor Tizoc.

Tizoc

Nieto de Moctezuma I, y hermano de Axayácatl, y de Ahuittzol.
Nació en 1436, se convirtió en el séptimo rey azteca al morir su hermano Axayácatl dado que los hijos de éste no tenían aún la edad para tomar el reinado.
Su gobierno lo comenzó el 30 de octubre de 1481, y como hiciera costumbre su abuelo, con una campaña contra Metztitlan; no tuvo éxito pero sí consiguió unos cuarenta cautivos, con lo cual fue recibido con honores.
El gobierno de Tizoc cuyo nombre significa “Pierna enferma” o “Pierna pinchada con espinas”, duró tan solo cinco años.
Reconstruyó el Templo Mayor de Tenochtitlán intentando conseguir la protección de los dioses, tarea completada por Ahuitzotl en 1487, y desarrolló el primer sistema de correos del imperio.
Tizoc tuvo una considerable cantidad de hijos, los nombres de algunos de los más conocidos son Tepehuatzin, Tlacochcacatl y Tezcatepucatzin.
Inició varias campañas militares en su reinado, pero no logró ampliar los dominios de la Triple Alianza.
En los relieves que aparecen en la piedra de Tizoc, en el Templo Mayor, se encuentra la representación de sus conquistas, aunque algunas de ellas son puestas en duda por los historiadores contemporáneos.
Para la casta de guerreros que fueron los aztecas, se le atribuyó a Tizoc escaso valor y fue el motivo de que muriere envenenado, presuntamente por medio de unas mujeres que para el efecto habían empleado Techoylala y Maztla, señores de Tlachco e Iztapalapa respectivamente, en el año de 1486.
Tras su muerte, la corte se reunió inmediatamente para elegir a su hermano menor Ahuitzotl (1486-1502).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s