Julia de Burgos – Puerto Rico

                    CASI ALBA

                           Casi alba,
                       como decir arroyo entre la fuente,
como decir estrella,
como decir paloma en cielo de alas.

Esta noche se ha ido
casi aurora, casi ronda de luna entre montañas,
como una sensación de golondrina
al picar su ilusión en una rama.

Amanecer, sin alas para huirse,
regreso de emoción hasta su alma,
palomitas de amor entre mis manos
que al asalto de amor subieron castas.

Noche rasgada al tiempo repetido,
detenida ciudad de esencias altas, 
como una claridad rompes mi espíritu,
circundas mi emoción como una jaula.

Amor callado y lejos…
tímida vocecita de una dalia,
así te quiero, íntimo,
sin saberte las puertas al mañana,
casi sonrisa abierta entre las risas,
entre juego de luces, casi alba…        


    
YA NO ES MÍO MI AMOR

Si mi amor es así, como un torrente,
como un río crecido en plena tempestad,
como un lirio prendiendo raíces en el viento,
como una lluvia íntima,
sin nubes y sin mar…

Si mi amor es de agua,
¿por qué a rumbos inmóviles lo pretenden atar?

Si mi amor rompe suelos,
disuelve la distancia como la claridad,
ataja mariposas al igual que luceros,
y cabalga horizontes como cruza un rosal…

Si el universo es átomo siguiéndome las alas,
¿por qué medirme el trino cuando rompe a cantar?

Si mi amor ya no es mío,
es yo misma borrando las riberas del mar,
yo inevitablemente y fatalmente mía,
germinándome el alma en mis albas de paz…

Si mi amor ya no roza fronteras con mi espíritu,
¡qué canción sin su vida puede ser en mi faz?

¡Si mi amor ya no es mío!
Es tonada de espumas en los labios del mar…

Julia de Burgos
Nació el 17 de febrero de 1914, en Carolina, Puerto Rico.
Se crió en el barrio de Santa Cruz, sección humilde de la localidad de Carolina, fue la única de trece hermanos que cursó estudios secundarios.
Obtuvo su título de magisterio en la Universidad de Puerto Rico a los 19 años de edad, pero su amor por la literatura la llevó a escribir poesía.
En 1936 se unió a “Hijas de la libertad”, rama femenina del Partido Nacionalista de Puerto Rico. Este grupo político, liderado por Pedro Albizu Campos, promovía el ideal de independencia.
Publicó tres colecciones de poemas. Para sus dos primeros libros viajó por la isla, dándose a conocer y organizando sus propios recitales. Su tercer libro fue publicado póstumamente en 1954.
Se casó en Nueva York con Rubén Rodríguez Beauchamp, pero su gran amor fue el historiador, médico y político dominicano Juan Isidro Jimenes Grullón, quien le inspiraría muchos de sus poemas, en 1939 viajó a Cuba con su esposo y luego a Nueva York, su matrimonio terminó allí y poco tiempo después regresó a Cuba.
Mas tarde regresó a Nueva York por su cuenta y, a pesar de la fama y muchos admiradores, cayó en una profunda depresión lo que la llevó a convertirse en alcoholica.
El 6 de julio de 1953 se desplomó sobre una acera neoyorquina y murió a causa de una pulmonía en un hospital del barrio de Harlem, Nueva York, a la edad de 39 años.
Debido a que nadie reclamó su cuerpo y a que no llevaba ninguna identificación, la enterraron bajo el nombre de “Jane Doe”. Algunos de sus amigos, lograron rastrearla, hallar su tumba y enviar sus restos a Puerto Rico. Fue solemnemente enterrada en Carolina y se elevó un monumento en el lugar del sepelio.
Entre los trabajos destacados de Julia de Burgos se encuentran: “Río grande de Loiza,” “Poema para mi muerte,”, “Yo misma fui mi ruta,” “Alba de mi silencio” y “Alta mar y gaviota.”El 19 de febrero de 1987 el Departamento de Español del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico la homenajeó concediéndole un póstumo doctorado Honoris Causa en Letras y Humanidades. La proclamación fue presentada a su sobrina, María Consuelo Sáez Burgos.La ciudad de San Juan ha homenajeado su memoria nombrando escuelas y avenidas en su nombre, también en Nueva York ha sido homenajeada con el “Centro Latino Julia de Burgos” en Manhattan y el “Centro de Arte Julia de Burgos” en Harlem,  asimismo Tomas Batista esculpió un busto de ella, que se encuentra en el parque Julia de Burgos en Carolina, su ciudad natal.    

CANCION DESNUDA

Despierta de caricias,
aún siento por mi cuerpo corriéndome tu abrazo.
Estremecida y tenue sigo andando en tu imagen.
¡Fue tan hondo de instintos mi sencillo reclamo!

De mi se huyeron horas de voluntad robusta,
y humilde de razones, mi sensación dejaron.
Yo no supe de edades ni reflexiones yertas.
¡Yo fui la Vida, amado!
La vida que pasaba por el canto del ave
y la arteria del árbol.

Otras notas más suaves pude haber descorrido,
pero mi anhelo fértil no conocía de atajos:
me agarré a la hora loca,
y mis hojas silvestres sobre ti se doblaron.

Me solté a la pureza de un amor sin ropajes
que cargaba mi vida de lo irreal a lo humano,
y hube de verme toda en un grito de lágrimas,
¡en recuerdo de pájaros!

Yo no supe guardarme de invencibles corrientes
¡Yo fui la Vida, amado!
La vida que en ti mismo descarriaba su rumbo
para darse a mis brazos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s