Alejandro Filio con León Gieco – Un precio

   
Y cuándo empezó todo a tener un precio,
tal vez cuando un necio a la luz se miró
y vio que a su lado despiadado el frío
sin techo ni abrigo, otra vida cobró.
 
O fue cuando el hambre terminó con Eva
y le dijo prueba, el reptil seductor
vaya precio que paga, vaya precio que paga
vaya precio que paga por vivir el amor.
 
Cuando un hombre debe más de lo que come,
se entiende que entonces la teoría falló,
porque aferrada y gorda la ambición respira
en otra barriga, en otra mansión.
 
Siempre trata el hombre de curar sus males,
siempre tanto vales, tanto curarás,
vivo sigue el mal mientras el bicho exista
y corra el socialista tras del capital.
 
Seguimos subidos todos en un globo,
buscando acomodo sin poder bajar
y nunca ha faltado quien le ponga el precio
al silencio, al tiempo, a la luz, a la paz.
 
Al derecho ajeno y al respeto mismo,
a la piel, al vicio o a la libertad,
a la sinceridad, a la complacencia
al mar, a la ciencia y hasta a la verdad.

Alejandro FIlio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s