Onofre Jarpa – Chile


Onofre Jarpa

Onofre Jarpa Labra, nació en Villa de Alhué, Chile, el 12 de junio de 1849.

Inició sus estudios de pintura a los quince años bajo las enseñanzas de Salustio Carmona. Ingresó a la Academia de Bellas Artes de Santiago en 1866, donde fue alumno de Alejandro Ciccarelli y Ernesto Kirchbach. También fue alumno del pintor Antonio Smith.
Hacia 1881, viajó a Europa becado por el gobierno chileno. Recorrió los centros de arte y logró estudiar pintura en España e Italia.
Innumerables obras testimonian su paso por Italia, el monasterio de Monserrat en España, el río Jordán y Montecarmelo en Palestina y el Líbano.
En su taller particular impartió clases de pintura a José Tomás Errázuriz quien fuera uno de sus primeros alumnos, Alberto Valenzuela Llanos, Eugenio Guzmán Ovalle, Manuel Aspillaga, Gustavo Carrasco, Jorge Délano, Guillermo Olea, Manuel Cerda, Elena Calvo y otras damas de la época.
Jarpa se distinguió entre las personalidades de su tiempo, por su carácter benévolo y sereno y por llevar una vida apacible marcada por una religiosidad profunda. Estas cualidades le permitieron llegar a avanzada edad, sin abandonar los pinceles, actividad a la que se dedicó con total devoción. Se desempeñó además como ensayista de temas de arte en diversas publicaciones del país.
Su afición por la pintura paisajística comenzó junto al maestro Francisco Pradilla quien lo introdujo en el género y le enseñó los valores de la pintura al aire libre, las texturas y la mancha para lograr efectos de vitalidad y carácter.
De regreso en Chile, se convirtió en el continuador de la tradición paisajística chilena iniciada por Antonio Smith, con fuerte influencia de las corrientes naturalistas que conoció en Europa, inspiradas en la obra de Corot. Aunque también es autor de logrados retratos, fueron los parajes de la zona central de Chile, la cordillera, ríos y bosques, sus temas predilectos. Sus cuadros del Cajón del Maipo, Alhué, El Tabo, Las Palmas de Ocoa, las Termas de Cauquenes y La Serena demuestran su dominio de la técnica. El artista ejecutaba un dibujo definido y espontáneo, le unía a la naturaleza, un sentimiento romántico, casi místico que alimentaba su sensibilidad para captar el color y los efectos de luz a la manera de los impresionistas. Sus composiciones muestran un sólido equilibrio de los elementos y logradas atmósferas que recrean la esencia del paisaje chileno.
Falleció en Santiago el 15 de febrero de 1940.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s